Otro edificio cargado de historias.

Después de algunos proyectos y un concurso declarado desierto, el Ministro adjudicó la realización de la obra a M. Poelaert. Ya antes habían dado lugar a conflictos las disposiciones en relación a su ubicación, que no dejó de producir problemas cuando la ejecución de los trabajos exigió desalojar a muchos vecinos del próximo barrio de Marolles.

La primera piedra se puso el 31/10/1866, bajo el reinado de Leopoldo I, pero no fue inaugurado hasta el 15/10/1883, ya fallecido Poelaert, reinando Leopoldo II, y habiendo pasado de un presupuesto de ejecución de 4 millones de francos a unos 50 millones de francos, (les suena, verdad).

Solo la construcción, (hay una plaza delante que formaba parte del proyecto), ocupa una superficie de 26.000 metros cuadrados -San Pedro ocupa 22.000 metros, para hacerse una idea-. Su cúpula está a 100 metros de altura, sobre la denominada Salle des Pas-Perdus, o Sala de los Pasos Perdidos, por los que hoy en día es fácil ver abogados togados hablando con los clientes en las mesas dispuestas para tal fin en la planta baja.

El edificio fue incendiado por los alemanes antes de abandonar Bruselas en septiembre del 44 y posteriormente se ampliaron los daños por un misil que cayó en la plaza en noviembre. Fue restaurado a mediados del siglo XX.

Existen varias historias relacionadas con el edificio, el insulto asociado al arquitecto que aún hoy se pronuncia en Marolles, el falso mito de que se construyó el edificio con el dinero del Congo, o el rastro de la masonería en el edificio ya que Monsieur Poelaert perteneció al parecer a una logia.

Ahí se las dejo. Es no más que otro lugar hermoso al que ir a trabajar.

Sabedora Calfurnia

Fuente imagen postal: Wikipedia

****

Todas las imágenes y contenido de este sitio son propiedad de Sonia del Mar, excepto aquellos acreditados con su creador o fuente. Todos los derechos reservados. Por favor, no utilices nada sin permiso o sin el reconocimiento oportuno en tu blog o sitio web. No puedes utilizar esta obra para fines comerciales. No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

All images and contents, unless otherwise stated, belong to Sonia del Mar. All rights reserved. Please do not use anything without permission or without making note of the origin on your blog or website. You may not use this work for commercial purposes. You may not alter, transform, or build upon this work.